Un Jesús rebelde en territorios desconocidos

Gente escapando

La iglesia tal como la conocemos comenzó con un acto de rebeldía.

Según se relata en el libro de Hechos:

Después de la muerte de Esteban, los seguidores de Jesús fueron perseguidos y maltratados. Por eso muchos de ellos huyeron a la región de Fenicia y a la isla de Chipre, y hasta el puerto de Antioquía. En todos esos lugares, ellos anunciaban las buenas noticias de Jesús solamente a la gente judía. Sin embargo, algunos de Chipre y otros de Cirene fueron a Antioquía y anunciaron el mensaje del Señor Jesús también a los que no eran judíos. Y Dios les dio poder y los ayudó para que muchos aceptaran el mensaje y creyeran en Jesús”. 1

Los primeros en creer en el mensaje de Jesús fueron judíos: personas criadas dentro de una cultura y una religión que definía su manera de pensar y vivir. Jesús, como hombre judío, creció y dio su mensaje en la misma sociedad a la que pertenecía. Al morir él, sus primeros seguidores siguieron llevando el mensaje solo a sus compatriotas.

Un tiempo después los líderes políticos y religiosos de la sociedad comenzaron a perseguir y matar a los primeros seguidores de Jesús, obligándolos a escapar de Jerusalén (donde estaba la única iglesia que existía hasta ese momento). Al huir de la ciudad, ellos siguieron compartiendo el mensaje de Jesús y transformando vidas.

A veces no nos damos cuenta que aquello que aprendimos y estamos acostumbrados a hacer nos limita a actuar siempre de la misma manera, cerrándonos los ojos a nuevas oportunidades que aparecen en el camino.

Los primeros seguidores de Jesús lo habían visto llevar su mensaje a personas judías. Y es así que, quizás olvidando o malinterpretando las últimas palabras de su maestro (esas en las que él los envío a esparcir su mensaje por todo el mundo), siguieron haciendo nuevos discípulos solo entre las comunidades de expatriados de aquellas ciudades por las que pasaban mientras escapaban.

Era costumbre de los judíos de esa época (como también pasa con muchas otras comunidades que están lejos de su país de origen) convivir juntos en otros lugares. Llevaban sus costumbres y creencias con ellos y, sin importar donde se asentaran, se seguían reuniendo para adorar a Dios juntos en nuevos lugares, sin buscar convencer o sumar más miembros entre los que los rodeaban.

Si aquellos seguidores de Jesús escapando de la persecución hubieran actuado de la misma manera, hoy la iglesia sería un grupo más dentro del judaísmo, cerrado a gente de otras sociedades y culturas.

Sin embargo…” dice el escritor del relato, hubo personas que decidieron hacer otra cosa.

¿Cómo podríamos saber cuál fue la motivación de estos primeros innovadores? Quizás al pasar por las calles de Antioquía, una ciudad que adoraba a otros dioses y tenía costumbres que eran muy distintas de las suyas, se les abrieron los ojos a una oportunidad que nunca antes habían visto.

Toda esa gente nunca había escuchado hablar de un Dios que los amaba tanto que se había convertido en un ser humano para llevarlos de regreso a una vida con sentido. Toda esa gente viviendo sus vidas sin conocer que había un camino nuevo que los llevaría a ser libres de todo los que los ataba a la infelicidad y a la destrucción. Toda esa gente jamás conocería a ese Dios solo por haber nacido en el lugar incorrecto.

Estos seguidores de Jesús se dieron cuenta de lo errado de creer que Dios no amaba a ciertas personas solo porque eran distintas. En ese momento, el mensaje de Jesús comenzó a recorrer calles en donde se hablaban otros idiomas, se comían otras comidas y se cantaban canciones diferentes a las de su Israel natal.

Imaginate los nervios y la adrenalina que sintieron al hacer algo que nunca antes se había hecho.

Nadie les había dicho que lo hicieran, nadie les habría dado aprobación si la hubiesen pedido, nadie les podría haber enseñado cómo hacerlo porque nadie en toda la historia lo había hecho antes. Estaban en un terreno completamente nuevo. Al no tener ejemplos a seguir, ellos mismos estaban escribiendo la historia.

Todo estaba a punto de cambiar para siempre.

Si este pequeño acto revolucionario hubiera nacido de un capricho, hoy nosotros no sabríamos quién es Jesús ni hubiéramos conocido lo hermoso de vivir una vida llena de su amor. Pero algo extraño sucedió cuando esas personas en la ciudad de Antioquía comenzaron a hablar de Jesús en un idioma que no era el suyo, buscando las palabras necesarias que quizás habían aprendido en una clase de griego o de algún pariente bilingüe.

De repente, Jesús mismo comenzó a aparecerse entre ellos. Dice el escritor que “Dios les dio poder y los ayudó”.

Al compartir las buenas noticias de Jesús y su sacrificio en la cruz a personas que no eran judías, Dios los respaldó con milagros y señales sobrenaturales que confirmaron que su mensaje era verdadero. Y sin importar que algunos de los seguidores de Jesús no estaban de acuerdo con la loca idea que Dios amaba a todo el mundo por igual, el mismo Jesús que había muerto y resucitado entre judíos comenzó a hablar en otros idiomas y hacer milagros en diferentes países.

Cuando los hermanos judíos oyeron esto, dejaron de discutir y se pusieron a alabar a Dios. Y decían muy admirados: ¡Así que también a los que no son judíos Dios les ha permitido arrepentirse y tener vida eterna!”. 2

¿Es rebeldía cuando es Jesús mismo quien te llama a hacer algo que va en contra de la tradición y las costumbres?

La iglesia nació cuando Jesús volvió a la tierra a vivir entre los seres humanos. Después de resucitar, él se había ido al cielo y aquellos primeros creyentes que lo vieron irse se sorprendieron al recibir una visita inesperada:

Jesús había vuelto para quedarse dentro de sus vidas. Jesús se había multiplicado en varios hombres y mujeres para poder vivir nuevas aventuras.

Eso es lo que la Biblia nos transmite al contarnos que el Espíritu de Jesús vino sobre estas personas y los llenó de una nueva vida, transformándolos para siempre. A partir de ese momento este mismo Espíritu comenzó a guiarlos de acuerdo a sus planes, llevándolos a lugares y haciendo milagros a través de ellos. Y las hazañas y sucesos que vinieron después, lejos de tener un orden y organización a cargo de seres humanos fueron provocadas por un Espíritu que impulsaba a todos los que formaban parte de esta nueva familia.

Cuando uno es guiado por estos impulsos termina metido en terreno desconocido. Es imposible evitarlo, el Jesús que vive dentro de nosotros es adicto a crear cosas nuevas y reescribir historias que parecían destinadas a terminal mal. Si le prestamos la más mínima atención, vamos a terminar haciendo lo mismo que él.

Lo único que tenemos que dejar de lado es la insistencia de siempre querer que todo salga a nuestra manera. O de alguna manera que sea cómoda y segura.

Las aventuras nunca aparecen cuando solo hacemos lo mismo que siempre hicimos, cuando dejamos que la rutina y las costumbres nos digan cómo vivir.

Si abrimos los ojos y miramos a nuestro alrededor, vamos a comenzar a ver las cosas de maneras diferentes. Vamos a empezar a ver las oportunidades que Dios preparó, en lugares y con personas que nunca nos hubiésemos imaginado.

Volviendo al relato que leímos al principio, lo que a muchos le pareció rebeldía fue en realidad el Espíritu de Dios susurrando una pregunta:

¿Te animás a lo desconocido?

El resto, como dicen, es historia. 3


Ahora es tu turno.

¿Sentiste alguna vez el impulso de llevar el mensaje de Jesús a personas con las que nadie quiere involucrarse?

¿Viste la necesidad de este mensaje en lugares dónde otros seguidores de Jesús no quieren entrar?

¿Escuchaste al Espíritu proponerte métodos y formas de hacerlo que suenan como una locura?

Si fue así, respondé en los comentarios más abajo, quiero conocer tu historia.


 

  1. Hechos 11:19-21 (Traducción en Lenguaje Actual)
  2. Hechos 11:18 (Traducción en Lenguaje Actual)
  3. Una versión resumida de este artículo fue publicada en un libro, bajo otro nombre.

3 comentarios sobre “Un Jesús rebelde en territorios desconocidos

  1. Muy bueno! A veces he sentido ganas de llevar el mensaje a esas personas que lo tienen todo ( no en lo material )pero que de a alguna forma son felices con sus vidas y haciendo lo que les gusta..siempre pienso que seguramente les falta algo más ..pero obviamente no parecen demostrarlo o quererlo. Tampoco estoy en sus mentes jaja y me cuestan las locuras !!! Así que lo intentare..gracias Santy por compartir. Saludos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: