Un Dios borracho y fiestero

Imagen: Jesus con una botella de cerveza

Ya mencioné varias veces que Dios se hizo hombre. Sin embargo, cada vez que pienso en eso vuelvo a sorprenderme de lo extraño e increíble de todo el asunto: Jesús es Dios hecho hombre. Ni más ni menos que eso.

Hay algo que me inquieta todavía más, darme cuenta que Jesús es como Dios eligió ser cuando se hizo hombre.

Leer todo

El muchacho que no se quedó en penitencia

Vagabundo

Las historias suelen ser mucho mejores que los monólogos y las disertaciones a la hora de hacernos entender temas profundos. Por algo Jesús era un experto a la hora de contar breves historias que tenían la capacidad de transformar vidas.

Hay una de esas historias que sigue siendo tan poderosa como la primera vez que fue contada: la parábola del hijo pródigo. Este relato (te recomiendo que lo leas acá antes de continuar) es probablemente el más famoso y emotivo de todos los que Jesús contó. Y no sin razón, en él Jesús logra plasmar claramente cómo somos los seres humanos, cómo es Dios y cuál es el mensaje más importante que Jesús vino a darnos. ¿Sabés cuál es ese mensaje?

Leer todo

A %d blogueros les gusta esto: