Necesitamos nuevas señales en este viaje

Señal en el camino

Estoy convencido que necesitamos nuevas señales para seguir a Jesús. De la misma manera que en un largo viaje de ruta nos valemos de ciertos indicadores para ver cómo vamos (sea el medidor del tanque de combustible, los carteles al costado del camino o las instrucciones del GPS), en esta aventura de vivir con Jesús nos hace falta tener mejores herramientas.

¿Por qué lo digo? Porque evidentemente somos incapaces de medir qué tan bien nos va y de prevenir desastres. ¿Cómo puede ser que después de años de vivir siguiendo y sirviendo a Dios nos despertamos una mañana con una vida que le daría vergüenza al más inmoral de los criminales? ¿Cómo puede ser que ya no nos sorprenda ver a maestros y modelos a seguir renunciar a los mismos principios que hasta el día anterior enseñaban con toda confianza?

Leer todo

El muchacho que no se quedó en penitencia

Vagabundo

Las historias suelen ser mucho mejores que los monólogos y las disertaciones a la hora de hacernos entender temas profundos. Por algo Jesús era un experto a la hora de contar breves historias que tenían la capacidad de transformar vidas.

Hay una de esas historias que sigue siendo tan poderosa como la primera vez que fue contada: la parábola del hijo pródigo. Este relato (te recomiendo que lo leas acá antes de continuar) es probablemente el más famoso y emotivo de todos los que Jesús contó. Y no sin razón, en él Jesús logra plasmar claramente cómo somos los seres humanos, cómo es Dios y cuál es el mensaje más importante que Jesús vino a darnos. ¿Sabés cuál es ese mensaje?

Leer todo

Un Jesús rebelde en territorios desconocidos

Gente escapando

La iglesia tal como la conocemos comenzó con un acto de rebeldía.

Leer todo

A %d blogueros les gusta esto: